La música y la danza en tiempos de la Constitución de Cádiz

Nicolás Zabala (1772 - 1829)

Maestro de capilla. Nació en Sevilla en torno a 1772. En 1792 opositó al magisterio de capilla de Burgos. No obtuvo la plaza pero envío algunas obras que se conservan en el archivo catedralicio. Al año siguiente volvió a opositar, esta vez a la plaza de Gerona; en la documentación que aportó, figura como maestro de capilla de la Colegiata del Salvador de Sevilla. En 1796 lo intentó de nuevo en la catedral de Granada. Por último, el 20 de diciembre de 1796 fue nombrado organista primero de la catedral de Cádiz; el 2 de mayo de 1808 maestro de capilla interino y el 4 de septiembre de 1815 maestro titular, cargo en el permaneció hasta su muerte, acaecida el 6 de enero de 1829.

La casi totalidad de su producción musical (unas 247 obras) es religiosa, derivada de sus obligaciones dentro de las capillas musicales eclesiásticas: misas, cánticos, graduales, himnos, lamentaciones, misereres, motetes, antífonas, responsorios, salmos, etc. que se conservan en la catedral gaditana. En abril de 1808, el cabildo encargó a Zabala que se hiciera cargo de la parte musical de los actos con que se iba a celebrar la proclamación del rey Fernando VII, para lo cual compuso un Te Deum. Asímismo, Zabala era el maestro titular de la catedral en 1812, en el momento de proclamarse la Constitución liberal en Cádiz.

Su ingenioso estilo compositivo, revela una gran riqueza de ideas y melodías, y destreza en el manejo de voces e instrumentos, y un alejamiento de los modelos barrocos tardíos.